Noticias

¿Dejarán los paisas que la contaminación los asfixie?

El periódico ABC describió la niebla que cobraría la vida de cuatro mil londinenses en los cinco días que siguieron al 5 de diciembre de 1952 como una de esas “nieblas espesas, casi sólidas, que se come a los autobuses”, “apaga el sonido” y “obliga a los cines a anunciar que ‘la visibilidad de la pantalla no pasa de la cuarta fila’”. La gran niebla, como la llamaron, desató una serie de protestas que obligaron a Londres y a Europa entera a tomar decisiones políticas sobre la contaminación del aire.

Las 23 mil muertes de medellinenses en los últimos 4 años que ha causado la nube de contaminación que viene cubriendo a Medellín parecen no haber generado la misma reacción. Las medidas tomadas hasta ahora por los funcionarios locales no solo han sido paliativas, reactivas e ineficientes, sino en muchos casos contraproducentes.

Artículo publicado originalmente en Las 2 OrillasVer artículo completo